Taller: estructura de los derechos

Caso I. Sin papeles.

 

Indira Suarez nació el 27 de Julio de 1990 en Asunción (Caqueta). En diciembre de 2005 debió desplazarse a Neiva (Huila) por amenazas contra ella y su familia por parte de diferentes grupos armados que disputaban en la zona. Al llegar a Neiva solo pudo conseguir trabajo en una taberna nocturna. Al ser menor de edad el dueño del local consiguió unos documentos y testigos falsos para tramitar una cedula de ciudadanía la cual le fue expedida el 15 de febrero de 2006 con el nombre de Leidy Rosales. En 2010 Indira pretendió inscribir a sus tres hijos menores a un programa del ministerio del interior que otorgaba subsidios de alimentación a hijos de desplazados por la violencia. Sin embargo, las autoridades le exigieron la cedula y los registros civiles de sus hijos. Sandra había registrado a sus hijos con su tarjeta de identidad pero solicitó el registro con su cédula (con nombre Leidy), por ello los funcionarios le exigieron precisar sus datos personales. En la registraduría le dicen que no pueden tramitar la cedula pues los datos de Indira Suarez fueron cancelados por suplantación y la cedula de Leidy Suarez fue cancelada por falsedad.

 

 

Caso II. El chepito.

 

Efraín Pérez es deudor de un préstamo con la empresa SUPLATA S.A. Su deuda fue garantizada con pagares y letras de cambio. Debido a dificultades patrimoniales Efraín ha incumplido con sus obligaciones. Como consecuencia de lo anterior, la empresa envío a un cobrador a la casa y lugar de trabajo de Efrain. El cobrador amenazaba a Efraín con su ropa de trabajo. La ropa de trabajo era un disfraz denominado popularmente de "chepito", que consiste en un llamativo atuendo compuesto de sacoleva, sombrero y maletín color negro que lleva la inscripción "deudor moroso",  cuyo fin es colocar a la persona -que tiene una obligación pendiente-  en ridículo frente a los demás para de esta forma obligarla a cumplir con sus créditos.